Nuestra Filosofía

Casa Lecanda Boutique Hotel

 

Creemos que para apreciar completamente esta región mágica, el hotel que elijas también debe sumarse a la experiencia de viaje. Casa Lecanda fue diseñada para el viajero distinguido que busca, no solo la privacidad e intimidad de una propiedad boutique, sino también una experiencia auténtica y única durante su visita a México. Nuestra misión es brindar a nuestros huéspedes un servicio inigualable y una experiencia personalizada junto con un ambiente exclusivo y tranquilo, lleno de exuberante belleza y todas las comodidades modernas de un hotel contemporáneo. La casa ha sido diseñada para conservar el sentido original de un hogar con especial atención a los detalles, la arquitectura, el paisajismo y la comodidad para proporcionar a nuestros huéspedes un entorno perfecto. Los amplios patios y jardines dentro de la casa brindan el ambiente ideal para relajarse y disfrutar de la apacible ciudad de Mérida. Damos la bienvenida a todos los viajeros que deseen experimentar no solo de los lugares históricos que visitan, sino también del lugar en el que se alojan.

En 2009, los nuevos propietarios junto con un equipo de arquitectos de Yucatán iniciaron el proceso de restauración y adaptación de las ruinas que convertirían Casa Lecanda a un hotel conceptual con el objetivo principal de mantener toda la autenticidad de la casa utilizando materiales y elementos originales del hogar. Este proceso restauró la mayor parte de la carpintería original, pisos de arcilla y acabados con todas las comodidades de un hotel lujoso y contemporáneo.

La casa se vive en los tres patios distintos conectados por los jardines exteriores que recorren la longitud de la propiedad. El primer patio cuenta con una fuente rodeada de plantas y palmeras, todo encerrado en un diseño de piso de piedra original.

Tres fachadas neoclásicas dan a este patio central y sirven de entrada a la mayoría de las áreas de estar del hogar. El segundo patio conecta el área de día de las habitaciones con elegantes arcos de piedra y mármol que se mezclan con la vegetación tropical y las aguas blancas de la piscina, un escenario ideal para mitigar el clima tropical. El tercer y último patio está ubicado bajo antiguos azulejos franceses con auténticas hamacas Meridanas que caracterizan las auténticas tradiciones locales de la vida de Yucatán, un lugar perfecto para disfrutar de las cálidas tardes.

El concepto completo utiliza una paleta de colores claros para aumentar el efecto de la iluminación solar en las áreas interiores.

La prominencia de los detalles en sus pisos a base de azulejos en pasta y piedra, así como el uso extensivo de madera en carpintería y muebles, contribuyen a tener áreas cálidas y humanas, el uso de terrazas como soláriums, balcones y jardines, duplican el espacio abierto de la casa Los techos altos auténticos y las gruesas paredes se suavizan gracias al uso poético de la arquitectura y la iluminación para crear un ambiente acogedor y relajante. La mayoría de la iluminación, el diseño de interiores y los muebles toman como referencia los elementos típicos de Merida con una llamarada contemporánea, todos los cuales son elaborados por expertos artesanos locales para que se integren perfectamente con el entorno natural del hogar.